Aires Zapilleros es mi primera composición musical. Una Bulería variada que disfrutaba tocando entre las barcas de pescadores del Zapillo al atardecer. Una composición que surge desde la espontaneidad y el dejarse llevar, una música fresca, que se refleja a si misma en las olas de nuestra playa del Zapillo…

 

Aires Zapilleros, colabora en la producción musical; Una Guitarra Universal. Homenaje a Diego del Gastor

Recuerdo que me llamaron al teléfono una tarde, la Federación de Peñas Flamencas de Almería, en este caso, ellos eran los encargados de la selección del guitarrista que grabaría para el disco “Una guitarra universal. Homenaje a Diego del Gastor en representación a Almería a nivel andaluz. La Agencia Andaluza para el Desarrollo de Flamenco perteneciente a la Junta de Andalucía en 2009 apostó por una producción musical en homenaje a este gran guitarrista ya no presente entre nosotros. La Confederación de Peñas Flamencas de Andalucía se hizo cargo de este proyecto para llevarlo a su fín. La grabación de este disco reúne a ocho jóvenes guitarristas procedentes de Sevilla, Almería, Jaén, Málaga, Córdoba, Granada, Jerez y Huelva. Cada federación provincial seleccionó un guitarrista respecto a su provincia y en el caso de Almería, el elegido fuí yo. La verdad es que nunca había colaborado como guitarrista solista en una producción musical, si como arreglista y alguna otra cosa.

Fases de la composición musical Aires Zapilleros

En principio dudé, si debería interpretar una obra del maestro Gastor ya que al fin era un homenaje
hacia su persona y a la huella irrefutable que ha dejado marcada en nuestro mundo “El Flamenco”. Estuve unos días meditando que hacer, en estos casos la playa del Zapillo sería mi aliada para la toma de esta decisión que me inundaba de pensamientos. Esa lucha entre la idea lógica y mecánica como la de interpretar una obra del maestro y la espontaneidad única de la creatividad, casi sin darme cuenta, una tarde observando a los pescadores descalzos sobre la arena de esta querida playa por los almerienses, empecé a darme cuenta que la lucha entre la razón y la emoción había cesado. Comprendí que si interpretaba, nunca estaría conforme, ya que no podría interpretar jamás la vivencia propia de cada uno, como uno mismo… Saqué la guitarra de la funda y empecé a componer por donde nunca hubiera empezado, ni pensado. Así en unos días que no recuerdo cuantos, surgió “Aires Zapillleros” la Bulería que representaría a la provincia de Almería a nivel andaluz.

La Grabación

Esta decisión que tomé, podría tener tanto críticas buenas, como no tan positivas, por el hecho de algunos aficionados al Flamenco querrían escuchar interpretaciones del maestro Diego, por otro lado al igual, habría aficionados que exigirían disfrutar de un toque nuevo y fresco. No me aferré a ninguno de los juicios posibles, aunque sería cuestión de tiempo, ver el reflejo de los aficionados tras escuchar las 8 obras musicales. Tenía claro mi papel, ser como el bambú, hueco por dentro para dejar fluir a la creatividad sin el apego al “que dirán”. Tras un tiempo no muy largo, llegaba el momento de la grabación, sería en Sevilla donde la discográfica “lavozdelflamenco” se haría responsable de la grabación y edición del mismo a manos del guitarrista Pedro Sierra, con el que a raiz de este encuentro, volví a su estudio un tiempo después a grabar una nueva composición titulada “Eres el Verso” para un disco de otro artista de flamenco, pero este es otro tema, que en otro post de este blog, hablaré más detenidamente.

Ese mismo año de la grabación llegó a Almería el festival de Flamenco “Joven Generación”, el cual contaron con mi participación, para presentar oficialmente en directo “Aires Zapilleros” en el teatro Apolo de Almería. Para el directo conté con la colaboración de la gran bailarina de Almería recién llegada de Madrid, Cristina Samaniego la que con un vestido blanco y una danza contemporánea, puso la guinda al pastel dándole un sentido más fresco y menos tradicional a la composición. De esta manera se conseguía aún mas, el sentido innovador del mismo, que en realidad era lo que yo quería desde un principio.

 

Y cuando la oigo…

Me gusta aprender de los maestros y pasear con los compañeros durante largas veladas y mecerme en las secuencias musicales que tan fácilmente comparto con ellos, pero hay otros momentos en los que vuelo libremente sin las cadenas de la tradición y es entonces cuando me gusta revolverlo todo y darle la vuelta a las cosas y a los colores. En este aparente caos de notas y acordes desordenados, se va dibujando por si sola una imagen, una presencia, una melodía que emerge, y que yo solo me limito a observar atentamente como surge de la nada como por arte de magia.

Hay muchos maestros alquimistas, como Kryon, que en este caso lo logra explicar como nadie desde el otro lado del velo: “¡Tú no sabes, lo que no sabes!”. Por eso me encanta jugar a buscar lo que se aún no sé. Para llegar a ese estado de consciencia y de reconexión cuántica vuelo libre, me desnudo de lo que me mantiene siempre en el mismo sitio y recompongo en una búsqueda gozosa todo lo que aún ni se ve ni se oye pero que existe frente a nuestras narices.

“Tu no sabes, lo que no sabes”

Kryon

Y a ti, que te sugiere?